ASAJA defiende el uso sostenible de los productos fitosanitarios en las prácticas agrícolas

La revisión normativa que Bruselas está llevando a cabo podría lesionar los intereses agrarios.

Pedro Barato : “Los fitosanitarios son para la calidad y salubridad de los alimentos lo que los medicamentos para  la salud humana”.

Asaja.gif
El presidente de ASAJA, junto representantes de organizaciones agrarias europeas pertenecientes al COPA, está promoviendo una campaña informativa y de sensibilización para dar a conocer el papel indispensable de los productos fitosanitarios en la actividad agrícola y su efecto protector frente al desarrollo de plagas y otras amenazas. Además estos productos, usados de forma adecuada y responsable, son una garantía para la propia  salubridad y calidad de los alimentos.  

 

El próximo 22 de octubre el Parlamento Europeo deberá votar la propuesta de la Comisión Europea sobre el uso sostenible de plaguicidas y productos fitosanitarios. Desgraciadamente, los informes preceptivos a la votación elaborados por la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo no reconocen ni el papel indispensable que estos productos tienen en la protección de los cultivos frente al desarrollo de plagas y enfermedades, ni su uso responsable por parte de los productores, algo que pone en serio peligro no solo la actividad agrícola sino también la salubridad y calidad de los alimentos, así como su cantidad.

Al igual que a nadie se le ocurriría, hoy por hoy, rechazar el uso responsable y adecuado de los medicamentos en su aplicación para la salud humana, resulta disparatado rehusar el empleo de los productos fitosanitarios en la agricultura europea del siglo XXI. Las prácticas agrícolas han cambiado mucho en las últimas décadas y actualmente los productos fitosanitarios se utilizan de forma segura y responsable, favoreciendo la salud de las plantas e impidiendo la proliferación de las plagas. 

Desde ASAJA defendemos claramente la reducción del riesgo de los productos fitosanitarios, lo cual no significa la reducción general de su uso, y cualquier reglamentación que se adopte debe ir encaminada a promover un uso cada vez mas seguro adecuado y responsable, ya que estos productos lejos de suponer un problema aportan soluciones que resultan imprescindibles. Por esto, consideramos que antes de cualquier aprobación precipitada de una reglamentación que pueda ser perjudicial tanto para productores como para  consumidores, se elaboren unos informes lógicos y coherentes tendentes a que la legislación final resulte, sin menoscabar la seguridad, ,menos burocrática y mas práctica para todos.

En opinión de ASAJA, los informes votados en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo dan la clave a seguir. Se ajustan más a las necesidades del ciudadano europeo de unos productos sanos y de calidad, que sean lo mas respetuosos posibles con el medioambiente, y permiten, al mismo tiempo, el desarrollo adecuado de la actividad agraria europea, evitando distorsiones competitivas añadidas frente a las importaciones de productos procedentes de terceros países.     

Fuente. Agroinformacion.com

Escriba su comentario