Agricultores indios cambian las hoces por las armas en la “Operación Mono”

hanuman_Hanum_el_dios_mono.JPGABC – Unos 3.000 agricultores indios del estado norteño de Himachal han decidido cambiar desde hoy sus herramientas de cultivo por armas de fuego para llevar a cabo la “Operación Mono” y acabar de forma radical con los simios que amenazan sus cosechas.

Hartos de que los monos y otros animales salvajes destruyan su medio de subsistencia, los agricultores han decidido pasar a la acción frente a la pasividad del Gobierno regional, según informó a los medios indios el responsable de los agricultores de Himachal, Kuldeep Singh Tanwar.

Desde hoy y hasta el próximo día 23, dijo, más de 3.000 agricultores de Himachal abandonarán sus cultivos y se pasarán a la caza para defenderse de los simios, un asunto que preocupa al gremio en toda la India, al que pertenecen dos tercios de la población.

“Entre el 30 y 40 por ciento de los daños en los cultivos son por culpa de animales”, explicó a Efe el presidente de la Asociación de Federaciones de Agricultores (FFA), Prabhkar Reddy.

“Se pierden decenas de millones de rupias al año en toda la India, especialmente en las zonas cercanas a los ríos” por culpa de los ataques de animales, la mayoría de las veces distintas especies de monos, jabalíes, ciervos y lobos, lamentó Reddy.

El presidente de la FFA admitió que se necesita una solución alternativa a la “caza” de simios por parte de los agricultores, pero argumentó que los esfuerzos de los Gobiernos regionales en este sentido han sido escasos e ineficaces.

“Estos son animales del Gobierno y (las autoridades) tienen que responder por ellos. O darnos seguridad o repelentes”, reivindicó.

En algunos estados y regiones indios, los Gobiernos han intentado resolver el conflicto entre humanos y animales con la instalación de vallas solares -que las bestias sortean con facilidad- y también eléctricas, medida que puede causar la muerte de los seres vivos y crear “problemas legales”, según Reddy.

Y en el caso de Himachal, donde el asunto se ha agravado en los últimos meses, las autoridades dicen haber esterilizado a unos 23.000 monos (de un total estimado en 300.000), algo que, para desesperación de los agricultores del estado, no ha dado un respiro a las cosechas.

Presionado por los 900.000 afectados y en vistas de que la amenaza de los monos ha llegado a un nivel “alarmante”, el jefe de Gobierno estatal, Prem Kumar Dhumal, se vio obligado el pasado lunes en el Parlamento a autorizar su caza, según la agencia IANS.

Frente a las críticas de grupos defensores de los animales, el jefe del Departamento regional de Fauna y Flora, Warden A.K. Gulati, explicó que “el permiso sólo se ha dado para disparar a los animales en el campo”.

“Nuestros oficiales están vigilando las matanzas. Habrá matanzas selectivas y no masivas. Además, el objetivo de usar la munición es ahuyentar a los animales de los campos”, garantizó.

Pero asociaciones protectoras de animales denuncian que el departamento de la región sólo ha emitido 300 licencias de caza hasta hoy (no las 3.000 que afirman), por lo que se teme que muchos de los campesinos -que han reunido un fondo común para comprar munición y pistolas- participen en la “Operación Mono” de manera ilegal.

“Es hora de que afrontemos las consecuencias de nuestros propios actos y de que el Gobierno ayude a los agricultores a tomar acciones constructivas e innovadoras”, denunció a Efe una portavoz de la protectora de animales PETA, Poorva Joshipura.

Joshipura explicó que una mejor planificación de la tierra, un cercado adecuado y otros métodos no letales deberían ser suficientes para contentar tanto a humanos como a animales.

“La armonía ecológica no se puede restablecer con el disparo de una pistola”, sentenció.

Enfrentándose a los monos, estos campesinos del Himalaya han optado por la supervivencia frente a la fe, no en vano uno de los principales dioses del panteón hindú es Hanumán, representado con cola y cara de mono.

Y más aún tratándose de Himachal, conocido como “Dev Bhoomi” o tierra de dioses.

Escriba su comentario