Abierto por huelga

OVEJA_NEGRA.jpgLA OVEJA NEGRA – Tras un tiempecito alejado del blog me he comprometido a volver a actualizarlo continuamente, como hasta ahora. Y el día elegido viene que ni al pelo para reivindicar un cambio tanto en los sindicatos como en las organizaciones agrarias, vamos, en los supuestos representantes del sector (a Gobierno y oposición los dejamos para otra ocasión, que si no me sale un libro).

¿Hay motivos para una huelga general? Creo que muchos: una reforma laboral que baja de manera descarada el coste del despido aunque lo niegue ZP y que no sirve para crear empleo; un Gobierno que lleva dos años negando la crisis que todos veíamos y otro añito extra adoptando medidas pintorescas y contradictorias; pero sobre todo una razón principal, los casi 5 millones de parados, cada uno con su historia detrás.

El problema es que si la huelga se convoca supuestamente para que se eche atrás la reforma laboral, ¿por qué no se hizo hace tres meses, durante el proceso de tramitación? ¿Tiene sentido manifestarse justo después de que el Congreso la apruebe? Por cierto, ¿de verdad va contra la reforma o contra los empresarios o la banca internacional según los vídeos tan cutres de UGT?

En fin, que a mi juicio llega tarde, por los motivos equivocados y convocada por agentes que hasta hace poco se besaban con el Gobierno en público y ahora lo siguen haciendo en privado.

Vamos al campo. COAG y UPA secundan el paro. ¿Creen que un ganadero de Asturias o algodonero andaluz les va a bailar el agua después de la que llevan en lo alto mientras critican con la boca chica a Espinosa y la UE? ¿Creen que la huelga le soluciona algo a los productores de pollo, los viticultores de La Mancha o los plataneros canarios? El campo lleva unos años terribles, el Gobierno les deja a las buenas de Dios, Europa ni está ni se le espera… y las OPAS quieren que el pequeño ganadero o agricultor cierre hoy su explotación (si no se la ha llevado ya la crisis por delante) para que a Cándido y Toxo les quede bonita la foto en el telediario. Surrealista.

Como a CCOO y UGT les doy por imposibles en la actualidad, me dirijo sólo a COAG, UPA y ASAJA (que también tiene lo suyo): trabajen de verdad para los agricultores y ganaderos. Y con altura de miras. Porque está bien fijarse fuera para reivindicar unos céntimos más en el litro de leche o un precio mayor por la uva. Pero a la vez hay que trabajar desde el sector, y su papel es crucial: hay que fomentar fuertemente la concentración de la oferta y la unión para el ahorro de costes, mejorar la capacidad de comercialización, dejar claro que el que no sea eficiente se queda atrás, destinar las subvenciones a proyectos viables, etcétera.

No nos engañemos: los productores también tienen su parte de culpa en el mal momento que atraviesan por no adaptarse al entorno actual; o lo hacen cuanto antes u otros lo harán por ellos. Así que sus representantes tienen trabajo para rato. Hacia fuera y hacia dentro. Que dejen de mirar a los árboles para fijarse en el bosque.

 

Escriba su comentario