A la caza de los cormoranes

La Guardería Forestal ha abatido esta temporada a la mitad de la colonia de aves marinas que invaden los ríos del Bierzo 
 
Gd_cormoran_etendant_ses_ailes.JMFivatHan pasado de ser depredadores del mar a competir con los pescadores por las truchas de los ríos. Pero los cormonares, una especie de ave que está cambiando sus costumbres y pasa los inviernos cada vez más alejada de la costa, han encontrado en la Guardería Forestal un formidable enemigo. A punto de concluir el invierno, y con los también llamados cuervos marinos a punto de volar hacia las aguas del Mar del Norte, los agentes forestales han abatido en el Bierzo medio centenar de ejemplares para defender tramos de los ríos Sil, Cúa y Burbia de su voracidad. La cifra supone prácticamente la mitad de la colonia de cormoranes que la Guardería estima que anidan o vuelan hacia los cauces fluviales de la comarca en busca de alimento.

Abatir un cormorán, especie que se ha multiplicado en los últimos años hasta convertirse en una amenaza para la fauna fluvial también en el Bierzo, no resulta fácil. Es necesario orientar a la bandada hacia la posición de un tirador experto, que a lo sumo, tendrá tiempo de derribar tres o cuatro ejemplares al vuelo por batida. Se trata de aves esquivas para los tiradores, y una seria amenaza para las truchas porque son capaces de zambullirse en el agua durante más de un minuto y llegar a diez metros de profundidad en busca de peces. «Nos las cepillan todas. Hace cinco años que lo venimos notando», se quejaba ayer el secretario de la Sociedad de Pescas Burbia, Julio Álvarez.

Aunque los cormoranes son una especie protegida, la proliferación de aves ha llevado a la Junta de Castilla y León a autorizar las batidas para controlar su población. Si en lugares como Escocia, el cormorán amenaza la pesca del salmón, en el Bierzo, las bandadas aparecen en el entorno del río Sil junto al monte Pajariel, en Ponferrada, en Villaverde de la Abadía, en la desembocadura del río Cúa con el Sil, en las márgenes del mismo río en Cacabelos, o en la presa del Pelgo, en el río Burbia a su paso por Villafranca. El único consuelo para los pescadores de truchas es que en todos esos lugares, los agentes forestales de la Junta tiran a dar.

Fuente. Diariodeleon.es

4 Respuestas to “A la caza de los cormoranes”

  1. CONTRAPASA Says:

    Si una especie daña a otra y lo lleva a su extinción se tienen que tomar estas medidas cautelares. Esto tampoco entra en la cabeza de los “ecologistas”; pero ya estamos acostumbrados

  2. BENEDICTO Says:

    ¿Seran comestibles esos cuervos? Porque con las truchas que se meten tiene que tener buena carne. Soy pescador y he comprobado que los señoritos vacian los rios repoblados en cuestion de horas. Estos pajaros no tienen ni licencia ni cupos, ni medidas y si pescan una autoctona o esguin de salmon al buche. En todo el mundo se regulan las poblaciones de cormoranes y aqui por supuesto que tambien de debe de hacer. A ver cuando se mueven nuestras diputaciones que lo mas facil es prohibir pescar las truchas.

  3. geroa Says:

    -BENEDICTO-
    Parece que la Diputacion de Bizkaia ya se esta moviendo (enlace), aunque la asociacion ecologista Izate le ha llevado a los tribunales (enlace). El gobierno de Navarra tambien regula los cormoranes (enlace).
    Un saludo.

  4. BENEDICTO Says:

    Gracias por la informacion, ya he leido todo el trabajo que habeis desarrollado con la regulacion (no caza) de cormoranes. Estos de Izate  creo que son los que recurrieron la contrapasa y nos la cerraron. No comprendo como tan poca gente pueden conseguir todos sus propositos. Con toda la gente que somos los cazadores y pescadores no sabemos manejar las leyes como esta gente. Desde que hicieron su partido politico (berdeak) han tenido que estar manejando desde Buruselas para conseguir sus propositos. Creo que nosotros tambien deberiamos de pensar en politica  y en la formacion de un partido igual que ellos, hasta la fecha hemos demostrado que somos muchos mas.

Escriba su comentario