400 hectáreas menos de guisantes y notable estancamiento en la recogida del maíz

EscudoNavarra.gifUn informe del Gobierno Foral subraya las dificultades que están generando el exceso de humedad y las bajas temperaturas; la lechuga, por ejemplo, necesita dos semanas más para crecer.

Las duras condiciones que está imponiendo el presente invierno no tienen su reflejo solamente en la gente, que se pregunta cada vez con mayor insistencia cuándo nos dará una tregua el tiempo; en Navarra, el trabajo de los agricultores y ganaderos también se está viendo afectado. El cultivo de guisantes se ha quedado este año en las 1.000 hectáreas, cuando inicialmente se habían previsto 1.400; la recogida del maíz, que para esta época del año enfila ya su recta final, está ahora mucho más atrasada, y queda todavía un 40% de la superficie por recolectar.

Son algunos datos que recoge el informe sobre la situación del campo, elaborado por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, correspondiente a la primera semana de febrero. Las bajas temperaturas y el exceso de humedad que están caracterizando al invierno son perjudiciales para muchos cultivos, tanto de secano como de regadío: la siembra de trigo y cebada después de la cosecha del maíz se ha complicado, y se han perdido varias parcelas sembradas en la segunda parte del mes de noviembre. La lluvia, constante desde el otoño, no permite aplicar tratamientos herbicidas en los cereales, lo que puede aumentar la incidencia de las malas hierbas.

Otra consecuencia destacable está en el tiempo que necesita la lechuga para crecer en el invernadero; en la actualidad, este cultivo necesita entre 100 y 105 días para desarrollarse por completo, lo que supone dos semanas más de lo habitual; esto perjudica a los agricultores, porque si bien los precios de mercado son altos, la rentabilidad es menor, al alargarse el tiempo preciso para que la lechuga pueda desarrollarse. Otros cultivos, como la cebolla de siembra temprana en las Bardenas, también presentan un desarrollo vegetativo algo retrasado.

EITB

 

Escriba su comentario