30 trabajadores cubren las vacaciones y bajas de los agricultores vizcaínos

La demanda de sustituciones para cubrir bajas y periodos de descanso en el sector primario va en aumento, según el balance de la Diputación, y cada año se prestan cerca de un centenar de servicios, sobre todo en explotaciones de vacuno de leche.
En la bolsa de trabajo que gestiona la cooperativa Lorra, que colabora con la institución foral, hay alrededor de treinta personas, de las que cuatro o cinco ejercen de continuo.

Algunos de ellos son agricultores y ganaderos con experiencia que tienen sus propias explotaciones y obtienen así un complemento. En verano se les unen los jóvenes que estudian el último curso para obtener el título de capataz agrícola. Para fijar el salario de estos trabajadores autónomos se establecen unos módulos y la cuantía de referencia ronda los 80 euros al día. El agricultor abona los honorarios y luego la Diputación le reembolsa el 70 por ciento del dinero.

Los responsables de Lorra realizan un “riguroso control de la demanda” con el fin de evitar que el servicio se convierta en un peonaje subvencionado. El periodo máximo financiado por el Departamento de Agricultura es de catorce días por explotación y año, si el titular coge vacaciones, y de 22 en caso de baja por enfermedad o accidente.

El programa se puso en marcha hace diez años para mejorar la calidad de vida del sector y al principio tenía un carácter testimonial. El primer año sólo se hicieron quince sustituciones. El despegue se produjo a partir de 1998 y 2002 fue el año de mayor actividad, con 91 servicios. El pasado ejercicio hubo un retroceso debido a la sequía. “Algunos baserritarras sacrificaron sus vacaciones por no tener un costo añadido”, explica el gerente de Lorra, Martín Uriarte.

El balance de 2003 se cerró con un total de 85 sustituciones, 63 por vacaciones y 22 por baja laboral. Los periodos de descanso más habituales coinciden con el verano y la temporada de caza. La cuarta parte de las solicitudes corresponden a mujeres titulares de explotaciones. En 2003 no se atendió ninguna baja por maternidad, pero para este año ya hay previstas dos. Otra de las prioridades del servicio son los viajes de novios. “El año pasado hubo dos. Antes, la gente se casaba y al día siguiente iba a currar”, recuerda Uriarte.

El gerente de Lorra afirma que las sustituciones se han ganado la confianza de los baserritarras, que en un principio se mostraban reacios a abandonar temporalmente sus explotaciones. “La primera vez entran por una baja, porque no tienen otra solución. Luego ven el resultado y, al año siguiente, piden vacaciones”. Las solicitudes deben presentarse con antelación para acceder a las subvenciones forales.

Los que más recurren a la bolsa de trabajo son los profesionales del subsector lácteo, que requiere una dedicación constante. Algunos de los trabajadores que cubren las ausencias son ganaderos que conocen el oficio y ahora tienen vacuno de carne. También hay demanda entre explotaciones de horticultura, cunicultura, fruticultura, ovino y apicultura.

Fuente. agroprofesional.com

Escriba su comentario