¿Saben los videojuegos de agricultura?

fletxa.gifAGROCOPE. A lo mejor no están protagonizados por Mario Bros o Lara Croft, pero en el mercado de los videojuegos se pueden encontrar otras temáticas, entre ellas: la agricultura. Una forma educativa de enseñar a los niños el funcionamiento del sector primario.

Gestionar una granja, cultivar algodón o construir buques de altura para pescar… En el mundo de los videojuegos todo es posible. Dentro de este extenso mundo virtual se pueden encontrar una serie de títulos que permiten entender un poco mejor el funcionamiento del complejo mundo de la agricultura, la ganadería y la pesca.

El primer título que salió al mercado y que introducía elementos de estos sectores fue el denominado “Faraon”, que nació a finales de los años 90 como uno de los primeros simuladores sociales, según explica a AGROCOPE, Joaquín Pérez, responsable del Observatorio del Videojuego.

Según Pérez, en este título, ambientado en el antiguo Egipto, el jugador debe conocer el funcionamiento de un complejo sistema de agricultura “basado en las inundaciones del Nilo”. “El juego se inicia con unos trabajadores que se dedican, en un primer momento, a la recolección de alimentos y la caza para evolucionar a una agricultura y ganadería que van de la mano del desarrollo social”, añade.

Más adelante, han ido surgiendo nuevos títulos que también han dedicado un amplio apartado al sector primario. “Anno 1701” es “uno de los juegos míticos”. Según expone Pérez, el título arranca con la llegada a un nuevo mundo, en el que lo “primero que se hace es construir un almacén”.

Lo original de este título es que, dependiendo del sector que se desarrolle, se generará una industria u otra. “Por ejemplo si ponemos un campo de cebada, se obtendrá una fábrica de cerveza”, comenta Pérez. Además, este juego permite intercambiar los excedentes y subir los impuestos si fuera necesario.

VIDEOJUEGOS FAMILIARES

Con la aparición de consolas como la Nintendo DS y la Wii, dirigidas a un publico más familiar aparecen títulos enfocados a los más pequeños como “My farm around the world”. Según indica Pérez, éste permite “gestionar una granja y personalizarla”, ya que se pueden desarrollar explotaciones convencionales o más exóticas.

Para el responsable del Observatorio del Videojuego, este tipo de títulos pueden resultar “muy educativos”, sobre todo para los niños que no han visto de cerca una granja o un huerto. “Los niños se involucrarían mucho más si supieran de donde provienen los alimentos que consumen y la ropa que llevan”, señala.

Escriba su comentario