¿Carroñeros o depredadores?

buitre_vaca.jpgLos naturalistas tienen una respuesta: buitres hambrientos devoran reses debilitadas por el parto. Los ganaderos piden una solución y la Diputación estudia sus movimientos

Las descripciones desgarradoras de los ganaderos alaveses en las últimas semanas al relatar cómo decenas de buitres se abalanzan sobre sus reses vivas cuando paren -la UAGA habla ya de 80 casos en 2008-, ha puesto en entredicho todos los principios de las leyes naturales. Aves especializadas en comer carroña, es decir, cadáveres, parecen haberse convertido en depredadoras de animales con vida de un tiempo a esta parte. Esta extraña conducta se ha intensificado en Álava en los últimos tres años, aunque los primeros casos se registraron hace ya una década, y ha originado una gran inquietud entre los profesionales que exigen soluciones y muchas preguntas entre los naturalistas.

¿Actúan los leonados como una nueva especie de rapaces cazadoras, como si hubieran mutado su propia genética? La respuesta de los ornitólogos es rotunda: «No, no han cambiado. Simplemente se ha hecho más habitual un comportamiento que antes era extraordinario, pero también se daba», asegura David García, naturalista y portavoz del Fondo Amigos del Buitre, una entidad con raíces en Aragón, la región con más necrófagas de España. En esto, los ganaderos alaveses no están solos. El problema es peninsular.

«El buitre no puede cazar como el águila, luego no puede atacar a animales vivos. Estaría en inferioridad. Sus garras son romas y su pico es incapaz de desgarrar. Ni siquiera se conocen cadáveres de personas devoradas. Si tienen ropa no pueden meter su pico», añade García. Según sus datos, todos los casos detectados afectan a hembras parturientas y a sus crías o a animales enfermos, moribundos o muy debilitados. La sangre y la placenta, el cansancio del alumbramiento que hace tumbarse a las reses provoca que los buitres, al ver un posible cadáver, se animen a devorarlos antes de que expiren. «Si no las matan los buitres, muchas de esas reses acabarían muertas», agrega David García.

Buscan alimento

Y es que la conducta de los buitres por extraño que parezca obedece a otra ley natural: el hambriento busca alimento. Las carroñeras, ya sea por su explosión demográfica en los últimos años, ya sea por el cierre de los muladares y comederos a causa de la crisis de las vacas locas, se ven abocadas a buscar su sustento. Ni más ni menos. Ornitólogos, naturalistas y técnicos forales defienden esta razón frente a los que ven una escala más en la evolución de estas aves.

«Los ataques no son un invento de los ganaderos. Existen, los hemos grabado. Un buitre solo o en pareja arremete contra una vaca que se echa al suelo mientras pare. Estaba viva antes de que las aves picotearan la placenta y sus partes blandas. Luego vienen las demás. Es así en todos los casos», describe Kepa Gordo, miembro de Protección Civil de Asparrena y testigo de excepción de varias de estas acometidas en Araia.

Mientras los ganaderos reclaman más atención de la Diputación foral, ésta constata un déficit de información sobre el comportamiento de los buitres. «Conocemos el censo que se ha hecho durante muchos años, pero como no es una especie en peligro no se ha realizado ningún plan de gestión como se hace habitualmente con las que están en peligro. Ésta no lo está pero causa problemas sociales. Hemos comenzado a estudiar más profundamente sus comportamientos y sus movimientos», aseguró un portavoz del Departamento foral de Medio Ambiente.

«Faltan datos»

«Está claro que nos faltan datos. No conocemos el cénit de la especie, si realmente hay sobrepoblación o no. La falta de alimento es el mejor regulador natural pero hace falta tiempo. Desconocemos si los ejemplares de las colonias alavesas viajan hasta África . No sabemos si vienen de Aragón, de Navarra o de Burgos. Está todo por hacer», indica el ornitólogo Gorka Belamendia, técnico del Centro de Estudios Ambientales de Vitoria.

Belamendia asegura que las transformaciones en el manejo de las basuras en Gardélegui con la nueva planta de tratamiento de Júndiz ha rebajado sustancialmente el número de carroñeras que se alimentan en el vertedero. «El número ha disminuido», apostilla.

Varios sistemas van a ayudar a los técnicos a conocer la conducta de los leonados a partir del verano. La Diputación va a utilizar jaulas especiales para capturar el mayor número de ejemplares, anillarlos y colocarles marcas alares, una tira de plástico de unos 40 centímetros de color amarillo, en el caso de España, blanco, en Francia, verde, en Grecia y azul en los Balcanes. De esta manera, se podrán controlar sus movimientos porque pueden ser observadas en vuelo. «Cuanta más información y mayor coordinación con las comunidades limítrofes, mejor. Este es un problema que no sólo afecta a Álava» señalan en Medio Ambiente.

También los muladares van a ser equipados con cámaras de televisión para conocer a fondo la actitud de la especie con el alimento que se les pone. Uno de los comederos nuevos se abrirá en Valderejo durante el verano. El otro se sitúa en los montes cercanos a Maeztu.

Las soluciones que exigen los ganaderos no sólo pasan por la gestión de los muladares. «No hay una salida única. Las explotaciones son diferentes a las de antes. De muchos pastores y poco ganado se ha pasado a pocos vigilantes y muchas reses. El ganadero siempre procuraba que los partos se lleven a cabo en la cuadra para garantizar que sea controlado. Eso se descuida ahora», señala Gorka Belamendia.
Además, la especie está catalogada dentro de la lista de amenazados «de interés especial», una calificación que los expertos quieren modificar a la baja dada su gran expansión en los últimos años.

Fuente. EL CORREO

2 Respuestas to “¿Carroñeros o depredadores?”

  1. YAGOBA Says:

    carroñeros, depredadores y problema para los ganaderos. Todavia veremos como atacan a personas, al tiempo.

  2. Juanvel Says:

    “La gente termina por creer que es verdad, y eso es lo único que importa. Siguen los grupos ecologistas el consejo de Hitler: “Mientras más grande sea la mentira, más gente se la creerá.”Esto bien podría ser aplicado al comentario de Yagoba, simplemente cambiando “los grupos ecologistas”, por el nombre de Yagoba.
    Sr. Yagoba si todas las denuncias de los ganaderos afectados por los supuestos ataques y hasta la fecha presuntos, sean como lo que Ud.escribe, los que argumentamos en contra lo tenemos muy facil.Por favor le pido y de una forma educada, que piense lo que escribe.

Escriba su comentario