Detectados cuatro casos de lengua azul en tres explotaciones navarras

Los análisis han dado positivo en Goizueta y Leitza, tras un total de 1.897 test

torito.jpeg

El Ministerio de Agricultura confirmó ayer cuatro casos positivos por lengua azul en ganado bovino de tres explotaciones de Leitza y Goizueta, detectados con las analíticas enviadas al laboratorio de Algete, en Madrid. Begoña Sanzberro, consejera de Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra, anunció los primeros casos de esta enfermedad exclusivamente animal en la Comunidad foral. En todo caso, se mostró esperanzada por la baja incidencia (4 casos de los 1.897 estudiados) y avanzó que el departamento continuará con el plan de prevención y vacunación puesto en marcha desde que hace dos semanas apareciera en Guipúzcoa el primer caso de esta dolencia, con un foco localizado en Oiartzun.

»  La vacunación concluirá en diciembre en la zona afectada y en marzo en toda Navarra

»  Desarrollo Rural confía en que el frío frene la propagación de la enfermedad

»  Se mantiene la zona restringida para movimiento de animales

Dos de las explotaciones afectadas se encuentran en Goizueta, municipio situado dentro del perímetro 20 kilómetros alrededor del foco localizado en Oiartzun. La tercera está en Leitza, que escapa a la zona de mayor vigilancia y control, pero donde igualmente se han realizado las inspecciones veterinarias por la cercanía con la muga. Las reses de bovino afectadas pertenecen a explotaciones mixtas (donde también hay ovejas). Las vacas pueden ser portadoras de la lengua azul, pero no presentan síntomas y el mal apenas les afecta. Su recuperación será buena, confirmó Sanzberro. Sin embargo, pueden transmitir la enfermedad, de ahí que se hayan analizado todos los ejemplares para evitar la propagación del mal, también conocido como fiebre catarral ovina y que en ningún caso afecta a los humanos.
Begoña Sanzberro explicó que el ministerio les informó ayer por la mañana de los casos positivos. Aseguró que la noticia no sorprendió en el departamento, dada la cercanía geográfica con el foco guipuzcoano localizado en Guipúzcoa y teniendo en cuenta que la enfermedad está extendida en muchos países europeos y también en la mitad sur de España. «No somos un islote y era previsible que, en algún momento, la enfermedad llegara y no descartamos algún positivo más», apuntó. Obtendrán los últimos resultados en dos o tres días.

Un mensaje de tranquilidad

La consejera insistió en que los datos no son alarmantes y la incidencia de la enfermedad es, hasta el momento, muy escasa. De hecho, confían en que el frío y las vacunaciones acaben rápido con el foco, transmitido por la picadura de un mosquito. Quiso enviar un mensaje de tranquilidad y subrayó que, las consecuencias del brote serán más económicas que sanitarias. «En la explotación hay muchas patologías peores pero, al final, habrá pérdidas económicas y, tal y como está el sector…», señaló. Volvió a recordar que la enfermedad no tiene ninguna repercusión en el consumo de carne ni de leche.

El nuevo panorama no alterará los planes del departamento, que continuará con el protocolo preventivo. No se modificarán las zonas restringidas ni los criterios de movimiento de animales, y seguirán con la campaña de vacunaciones masivas iniciadas esta misma semana. Ayer mismo por la tarde se inició la vacunación en las explotaciones afectadas.

Fuente. Diariodenavarra.es

Escriba su comentario